¿Es posible contar con un festival de la magnitud del Lollapalooza o el Rock en Rio en nuestro país? Nuestro conductor Mauricio Martinez reflexiona sobre esto en esta columna

cOLUMNA
Columna: “La Vida es un festival” por Mauricio Martínez

Así como la vida está llena de matices con subidas y bajadas, los festivales tienen ese talante de hacerte vivir en un periodo compacto un shot cultural que te conecta perfectamente con el país en donde se produce. Tener la capacidad de engendrar festivales internacionales e itinerantes habla muy bien de una sociedad en función al manejo de su libertad en tabulación completa con lo económico, social y cultural.

Necesitamos, con carácter de urgencia, trabajar con mayor profundidad en la educación de nuestra idiosincrasia para que tengamos la capacidad de consumir y concebir productos y/o servicios elaborados, llámense, en este caso, festivales, que nos ayuden a promover nuestra cultura además de nutrirnos de otras.

Existen varios ejemplos de estos eventos que nos muestran lo hermoso de la fusión y lo nutritivos que pueden ser a nivel cultural, quiero poner sobre la mesa solo a dos: El festival Rock in Río y el Lollapalooza, ambos con características similares y con la virtud de poder viajar y ubicarse en el país que tenga la amplitud para recibirlos, una vez instalados lo que se produce es una sinergia hermosa que solo nutre de forma cultural, ensalzando la libertad de la nación que los acoge.

Tenemos pues, una tarea como pueblo: el desarrollar con mayor celeridad nuestra emancipación cultural que nos ayude a ser más amplios para recibir información foránea, que nos haga crecer en el complejo concepto de la libertad y nos lleve por consiguiente al próximo paso: vender y promover nuestra cultura al mundo, todos juntos tenemos el derecho, así como, la obligación de avanzar para seguir disfrutando del festival de la vida.

Necesitamos trabajar en la educación para que tengamos la capacidad de consumir y concebir productos o servicios elaborados, tales como festivales, que nos ayuden a promover nuestra cultura además de nutrirnos de otras.