Actriz de origen israelí fue la Reina Amidala en La Guerra de las Galaxias y ahora viene con un papel que la pinta de cuerpo entero.

https://pubads.g.doubleclick.net/gampad/ads?sz=400x300&iu=/1028310/RadioOxigeno_video&impl=s&gdfp_req=1&env=vp&output=vast&unviewed_position_start=1&url=[referrer_url]&description_url=[description_url]&correlator=[timestamp]

Sobre el ballet más apreciado de todos los tiempos, “El Lago de los Cisnes”, se teje la historia estremecedora de una joven aspirante a prima ballerina, Nina Sayers, sobreprotegida por su madre y que debe luchar por demostrar que tiene madera para el cargo ante la presencia de una potencial suplente llamada Lily.

El papel central recae en Natalie Portman quien desempeña un rol estelar en este thriller psicológico por el cual aspira al Oscar de la Academia en el rubro de Mejor actriz. La cinta, por lo demás, se presentó como apertura del 67º Festival Internacional de Cine de Venecia el 1 de septiembre de 2010. Desde entonces el desempeño de Natalie Portman ha recibido muy favorables comentarios.

El argumento de la película se basa en el requerimiento de una bailarina que interprete, al mismo tiempo, al inocente Cisne Blanco y al sensual Cisne Negro, personajes de “El Lago de los Cisnes”. Nina (Portman) es adecuada para el primero pero no logra captar la esencia del segundo mientras que Lily (Mila Kunis) demuestra que puede con ambos roles. Cuando ambas compiten por los papeles, Nina encuentra su lado oscuro a través de una serie de situaciones en las que tiene mucho que ver la sobre protección de su madre Erica (Barbara Hershey).

La historia transcurre en Nueva York cuando un director, Thomas Leroy (Vincente Cassel), busca una nueva figura para la presentación de una nueva versión de “El Lago de los Cisnes”, debido a que la figura anterior, Beth MacIntyre (Winona Ryder), ha sido retirada del espectáculo.

Nina es una perfeccionista de la danza, asunto que es apuntalado por su autoritaria madre que la trata como si fuera una niña. Pero el director Leroy quiere algo más de la joven y trata de sacar de ella todo el provecho posible incluso invadiendo su privacidad.

Los temores, la desazón, la inseguridad de Nina son reflejados por los movimientos de cámaras, incluso en el empleo de vertiginosos travelling circulares delante de los espejos de la sala de ensayos, hechos de tal modo que el espectador nunca ve al camarógrafo. El thriller basa su tensión precisamente en los galopantes y constantes movimientos de cámara.

El director de la película es Darren Aronofsky emplea además una serie de efectos que harán que el espectador salte en sus butacas, lo cual refuerza el estrés constante que vive Nina del cual se termina siendo partícipe.

Cabe señalar que Natalie Portman se preparó durante cinco horas diarias a lo largo de seis meses para personificar a Nina Sayers y si bien es cierto que se recurrió a bailarinas profesionales para escenas específicas, el desempeño de la actriz de origen israelí es descollante. Natalie Portman ya se llevó un Globo de Oro y se merece un Oscar por esta película, qué duda cabe.

“Cisne Negro” se estrena hoy en nuestro país, una película que no debe dejar de ver. El Avant Premiere de la película fue auspiciado por Radio Oxigeno.