Se modificaron las portadas de algunos comics clásicos con el fin de agregarles títulos de las canciones que mejor encajarían de acuerdo al arte. Este es el resultado de cómo se verían los temas de los Beastie Boys, The Flaming Lips, The Public Enemy, David Bowie y algunos más, como historietas en lugar de canciones.